Bajo el río Piura

 

El  fenómeno recientemente denominado ‘Niño Costero’, ha azotado a cientos de peruanos-principalmente norteños- que durante los primeros meses del 2017 tuvieron que soportar tormentas eléctricas e intensas lluvias que, a su vez y frente a la poca prevención y contingencia, causaron desbordes, inundaciones y aluviones que dejaron más de 40 mil damnificados.

En Piura, los principales afectados fueron los pobladores del Bajo Piura , la cual abarca distintos pueblos y caseríos de la ciudad de  Piura. Probablemente no haya en el norte del país una zona con mayor tradicional ismo , donde las costumbres ancestrales tienen plena vigencia y son parte del modus vivendi de sus habitantes caracterizada por el amor a su tierra y a sus animales;  idiosincrasia reflejada en sus principales actividades económicas: la agricultura y ganadería.

Esta armonía entre la naturaleza y el piurano del Bajo Piura, colaboró con las escasas medidas de contingencia ante un desastre natural. Pueblos, en su mayoría con casas de esteras o material de ‘quincha’ fueron blanco fácil para el río Piura que arrasó- además- con todo lo que encontró a su paso, el 27 de marzo, cuando inundó dicha zona. Para los que perdieron todo han decidido iniciar una nueva vida en los refugios establecidos por el gobierno por temor a que la zona donde vivieron se vuelva a inundar, otros se han animado a regresar a sus casas con lo poco que lograron rescatar para reconstruir con lo poco o nada una nueva vida.

 Segundo lugar en el Concurso de fotografía documental “Espacio y Tiempo” organizado por el Centro de la Imagen y la Upao (2017)